La situación central de la casa con respecto a las principales atracciones culturales y naturales de Andalucía permiten visitar la Alhambra de Granada, la Catedral de Sevilla o las Playas de Cádiz sin cambiar de cama. Un corazón que palpita con las puestas de sol sobre Zahara, con el reconfortante calor de la chimenea o con una cena romántica a la luz de las velas.